Nevada sobre el Hartley 2

La NASA publica una alerta meteorológica espacial: Tenga cuidado con el cometa Hartley 2, está experimentando una significativa tempestad de nieve inviernal.

La nave Impacto Profundo (Misión EPOXI) fotografió una inesperada tempestad cuando sobrevoló el núcleo del cometa este 4 de noviembre a una distancia de tan solo 700 kilómetros. Al principio, los investigadores notaron los jets (chorros) hiperactivos del cometa. El núcleo helado estaba tachonado de ellos, ostentoso arrojaba dióxido de carbono por docenas de sitios. Sin embargo luedo de una mirada más atenta, reveló una maravilla incluso mayor a éstos geisers. Alrededor del cometa salieron a relucir pedazos de hielo, ” bolas de nieve”, algunas de ellas tan grandes como un baloncesto o de futbol. Era una nube de partículas heladas que rodeaban el núcleo activo del cometa.

bolas de nieve

“Nunca antes hemos visto algo similar” dijo el Profesor Mike A’Hearn, investigador principal de la Universidad de Maryland y de la misión EPOXI. “Nos tomó realmente por sorpresa.”

Antes de este vuelo rasante al Hartley 2 y en oportunidad de las anteriores visitas a los núcleos del Halley, Borrelly, Wild 2 y Tempel 1 ninguna sonda se vió rodeada por “nieve del cometa”. El núcleo del Tempel 1 fue sobrevolado también por esta sonda Impacto Profundo. Fueron estas mismas cámaras de alta resolución y alto rango dinámico que han registrado los pedazos de nieve arremolinarse en torno del Hartley 2, sin embargo, no detectaron cosa similar alrededor del Tempel 1.

“Esto es un nuevo fenómeno,” dice Jessica Sunshine miembro del equipo de ciencias de la Universidad de Maryland. El “cometa Hartley 2 no es como los otros cometas que hemos visitado.”

La “tempestad de nieve” ocupa un volumen esférico que está centrado sobre el eje de giro rotacional del Hartley 2. El núcleo de apariencia de una pesa de gimnasia, mide solamente 2 kilómetros de un extremo al otro, es minúsculo comparado al enjambre de hielo circundante visto. “La nube de hielo que se observó es de unos 10 kilómetros de ancho, y posiblemente mucho más grande que eso,” dice A’Hearn. “Todavía no sabemos con seguridad lo grande es.”

Los datos recogidos por el espectrómetro infrarrojo a bordo muestran que sin lugar a dudas que las partículas están hechas de H2O congelado, es decir, hielo de agua. Los pedazos consisten en granos de hielo del tamaño de 1 micrón pegados libremente entre si para formar grupos que alcanzan de unos escasos centímetros a unos 10 centímetros aproximadamente.

espectrometro

Este diagrama compara los espectros infrarrojos de las partículas que rodean el cometa Hartley 2 (cruces negras) a los espectros de los granos puros del hielo de agua en el laboratorio (líneas púrpuras). Los granos micrométricos proporcionan la clave. Qué significa esto? que las bolas de nieve del Hartley 2 se hacen de pequeños pedacitos de H20.

“Si usted sostuvo una en su mano podrá machacarla fácilmente,” dice Sunshine. “Estas bolas de nieve del cometa son muy frágiles, similares en densidad y consistencia a la nieve de alta-montaña en la Tierra.”

Incluso una bola de nieve mullida puede causar problemas, sin embargo, si le golpea a unos 12 km/s (27.000 mph). Un impacto con una de éstos pedazos helados hubiera podido dañar la nave espacial y desviar su trayectoria y orientación, con la incapacidad de señalar las antenas hacia la Tierra para transmitir datos o para pedir ayuda. Los controladores de la misión nunca hubiesen conocido qué salió mal.

“Afortunadamente, estábamos fuera de la situación de un daño,” nota A’Hearn. “La nube de la nieve no parece extenderse hacia fuera por fuera de la distancia del encuentro, de los 700 kilómetros. La luz del Sol sublima estos “pedazos helados” antes de que puedan conseguir estar ya lejanos del núcleo.”

“La fuente de la nieve cometaria puede ser muy bien los mismos jets activos y chillones que vimos primero”.

El proceso comienza con la presencia de hielo seco en la corteza del cometa. El hielo seco es el CO2 sólido, uno de las sustancias más abundantes del Hartley 2. ¡Cuando el calor del sol alcanza un bolsón de hielo seco – puf ! – transforma inmediatamente de sólido a vapor, formando un jet dondequiera que la topografía local lo permita. Al parecer, estos jets del CO2 están llevando pedazos del hielo de agua (nieve) de paseo.

Modelo de jetsEl concepto artístico de la superficie del cometa demuestra cómo los jets del CO2 arrastran el hielo de agua fuera de núcleo, produciendo una “tempestad de nieve cometaria”.

Porque la nieve es conducida por los jets, “es cómo estar nevando para arriba, y no hacia abajo,” acota Peter Schultz de la Universidad de Brown.

Es irónico, el volar sobre el Hartley 2 pudo ser más peligroso que aterrizar en él. Los pedazos helados se están moviendo lejos de la superficie del cometa en algunos pocos metros por segundo (5 a 10 m/hora). Los planificadores de las futuras misiones a los cometas activos, como Hartley 2, deberán considerar seguramente este punto por lograr la futura meta.

Las tempestades de nieve que muestra el cometa podía ser apenas la primera de muchos descubrimientos a sobrevenir. A’Hearn y Sunshine dicen que el equipo de investigación está comenzando solamente a analizar gigabytes de los datos emitidos detrás del encuentro, y los nuevos resultados podrían ser alcanzados en las próximas semanas o meses.

Fuente: Science@NASA | Autor: Dr. Tony Phillips – Traducción y adaptación del texto original: Luis Mansilla

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 30/01/2011 en Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Nevada sobre el Hartley 2.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: