Inesperado final de la misión Deep Impact.

Artist’s concept of NASA’s Deep Impact spacecraft. Image Credit: NASA/JPL-Caltech.

Después de casi 9 años en el espacio que incluyen un impacto sin precedentes un día 4 de Julio y su posterior acercamiento a un cometa, otro sobrevuelo adicional a otro cometa, y el envío de aproximadamente 500.000 imágenes de objetos celestes, la misión Impacto Profundo (Deep Impact) de la NASA ha terminado.

El equipo del este proyecto del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, ha pronunciado a regañadientes el final de la misión, después de ser incapaz de comunicarse con la nave durante más de un mes. La última comunicación con la sonda fue el 8 de Agosto. Deep Impact tiene una gran historia de viajes de investigación a cometas, recorriendo alrededor de 7,58 mil millones de kilómetros.  “Deep Impact ha sido una nave espacial fantástica de larga duración que ha producido mucho más datos de lo que se había planeado”, dijo Mike A’Hearn. “Ha revolucionado nuestro conocimiento de los cometas y de su actividad”.

Deep Impact completó con éxito su audaz misión original de seis meses en 2005 para investigar la composición de la superficie e interior de un cometa, y la consecuente ampliación de su misión a encarar otro sobrevuelo a otro núcleo cometario y observaciones de planetas alrededor de otras estrellas (extrasolares) y que duró desde Julio de 2007 a Diciembre de 2010. Desde entonces, la nave ha sido continuamente utilizado como un observatorio espacial planetario para la captura de imágenes y otros datos científicos sobre varios objetivos de oportunidad con sus telescopios e instrumentación. Lanzado en Enero de 2005, la nave viajó por primera vez unos 431 millones de kilómetros a las inmediaciones del cometa Tempel 1. El 3 de julio de 2005, la nave espacial depositó un impactador de cobre en el camino del cometa a fin de que fuese envestido por el núcleo el día 4 de Julio. Esto impacto causó que el material depositado debajo de la superficie del cometa fuese eyectado hacia el espacio, donde pudieron ser examinados por los telescopios e instrumentación de la nave espacial en sobrevuelo cercano. Dieciséis días después de aquel encuentro con el cometa, el equipo de la sonda Deep Impact puso a la nave en una nueva trayectoria para volar de regreso a la Tierra a finales de Diciembre de 2007 con el fin de poner en curso a un nuevo encuentro con otro cometa, esta vez fue en Noviembre de 2010 con el Hartley 2.

“Seis meses después de su lanzamiento, esta nave ya había concluido con la misión prevista para estudiar el cometa Tempel 1,” dijo Tim Larson, Gerente del Proyecto del Deep Impact. “Pero el equipo de ciencias ha podido encontrar muchas cosas interesantes para hacer en su viaje, y a través de la inventiva e ingenio del equipo de la misión, los navegantes y el apoyo del “Programa Discovery” de la NASA, esta nave se mantuvo por más de ocho años en acción, produciendo resultados asombrosos en el camino”. Finalmente la misión de la nave espacial culminó con el éxito del sobrevuelo al cometa Hartley 2 el 4 de Noviembre de 2010. En el camino, también observó a seis diferentes estrellas para confirmar el movimiento de planetas en órbita, y tomó imágenes y datos de la Tierra, la Luna y Marte. Estos datos ayudaron a confirmar la existencia de agua en la Luna, e intentó confirmar la firma del Metano en la atmósfera de Marte. Una secuencia de imágenes, que muestran una impresionante vista de la Luna en tránsito sobre de la faz de la Tierra. En enero de 2012, Deep Impact realizó imágenes y accedió a la composición del distante cometa C/2009 P1 (Garradd). Tomó imágenes del cometa ISON durante este año y recogió las primeras imágenes del ISON en el mes de Junio.

Tras haber perdido el contacto con la nave el pasado mes, los controladores de vuelo de la misión pasaron varias semanas tratando de recuperar los comandos y reactivar sus sistemas de a bordo. Aunque la causa exacta de la pérdida no es conocido hoy, el análisis ha descubierto la existencia de un problema potencial con la computadora del control del tiempo que podría haber llevado a la pérdida de control de la orientación de la nave. Que, a continuación, afectaría a la orientación de sus antenas de radio, haciendo difícil la comunicación, así como sus baterías solares, que a su vez, harían perder energía y las frías temperaturas aruinar el equipo a bordo, esencialmente la congelación de su batería y sistemas de propulsión.

“A pesar de este final inesperado, Deep Impact ya ha logrado mucho más que para lo que fue concebido”, afirmó Lindley Johnson, Ejecutivo del Programa Discovery y del Programa de la misión desde un año antes de que este comenzara. “Deep Impact ha derribado completamente lo que creíamos conocer acerca de los cometas y también proporciona un tesoro adicional para la ciencia planetaria, que será una gran fuente de datos para la investigación en los próximos años.”

Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-287&cid=release_2013-287

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 20/09/2013 en Comet News, cometas, comets, Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Inesperado final de la misión Deep Impact..

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: