Rosetta: perseguir a un cometa.

rosetta20140117-640

Los cometas están entre los más bellos y menos comprendidos nómadas del cielo nocturno. Hasta la fecha, media docena de estos cuerpos celestes han sido visitada por varias naves espaciales en un intento de desentrañar sus secretos. Todas estas misiones han tenido una cosa en común: su sobrevuelo de alta velocidad.

Fueron como dos barcos que se cruzan en la noche (una es la nave espacial y la otra una bola de hielo sucio), cuando ellos nos gritaban a nosotros a una hiper velocidad, proporcionando valiosa información, pero esto es una visión fugaz en la vida de un cometa. Esto ha sido así, hasta la misión Rosetta.

NASA está participando en la misión Rosetta de la Agencia Espacial Europea, cuyo objetivo es observar desde cerca una bola espacial helada, durante meses. La nave espacial equipada con 25 instrumentos entre sus “lander y orbitador” (incluyendo tres de la NASA), está programada para “despertar” de la hibernación el 20 de enero.

Después de un período de chequeos, pasará a monitorear el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en su recorrido de entrada y salida del sistema solar interior. Serán más de 16 meses, durante los cuales se espera que el viejo 67P se transforme de un pequeño mundo congelado en una densa masa de hielo y polvo, con superficies erupciones, mini-temblores, partículas de hielo del tamaño de una pelota esponjosa y arrojando chorros de dióxido de carbono y cianuro.

“Vamos a estar en una posición muy ventajosa en este caso, dijo Claudia Alexander, científica del proyecto Rosetta del JPL. Vamos a tener una presencia prolongada en las inmediaciones del cometa que pasa a través de tantos “cambios” que deberán modificar nuestra perspectiva sobre lo que es un cometa”.

Desde que trabajo en Rosetta en 1993, los científicos e ingenieros de toda Europa y Estados Unidos han combinado sus talentos para construir un orbitador y una sonda para una expedición única. Como contribución de la NASA se incluyen tres de los instrumentos de la nave (un espectrómetro ULTRAVIOLETA llamado Alice; el instrumento de microondas para el Rosetta Orbiter; y el Ion y el Sensor de Electrones. La NASA también está proporcionando parte del paquete de electrónica para un instrumento llamado “Espectrómetro de Masa de Doble Enfoque”, que forma parte del Espectrómetro de Iones -construido en Suiza- que forma parte del Orbitador y el instrumento de Análisis Neutral. La Red del Espacio Profundo de la NASA proporciona el soporte para la red de Estaciones de la Tierra de la ESA del seguimiento y navegación para naves espaciales.

“Todos los instrumentos a bordo de Rosetta y del módulo de aterrizaje Philae están diseñados para trabajar en conjunto”, dijo Sam Gulkis del JPL, el investigador principal para el Instrumento de Microondas para el Orbitador. Y todos trabajarán en conjunto para crear la imagen más completa lograda de un cometa hasta la fecha, que nos dirá cómo funciona el cometa, lo que hace y de lo que nos puede decir acerca de los orígenes del sistema solar”

Los tres instrumentos suministrados por la NASA son parte de la carga útil científica del orbitador. El instrumento de Microondas del Orbitador se especializa en las propiedades térmicas. El instrumento combina un espectrómetro y radiómetro, por lo que puede percibir la temperatura e identificar las sustancias químicas que se encuentran en o cerca de la superficie del cometa, e incluso en el polvo y chorros de hielo hacia el exterior. El instrumento también podrá ver la actividad gaseoso a través de la nube de polvo cometario. Los científicos de Rosetta lo usarán para determinar como los diferentes materiales en el cometa cambian del hielo a gas y observar cuánto cambia la temperatura cuando este se acerca al Sol.

El instrumento Alice contiene un espectrómetro. Pero Alice mira la porción ultravioleta del espectro. Alice analizará los gases en el coma, seguirá y medirá las tasas de producción del cometa: del agua, monóxido de carbono y dióxido. Esto proporcionará la información en la composición superficial del núcleo, y hará una medida potencialmente clave del argón, que será una pista muy grande sobre la temperatura reinante en el sistema solar primordial, tiempo cuando el núcleo del cometa se formó (hace más de 4,6 mil millones de años).

El sensor de Iones y el de Electrones del orbitador Rosetta son parte de un conjunto de cinco instrumentos para caracterizar el entorno del plasma del cometa -en particular, de su estado de la coma, que se desarrolla cuando el cometa se acerca al Sol. La atmósfera exterior del Sol, el viento solar interactúan con el gas que sale de la cometa, y el instrumento medirá las partículas cargadas que entran en contacto con el orbitador cuando se acerque al núcleo del cometa.

Los tres instrumentos están programadas para iniciar la recopilación científica a principios del verano del hemisferio norte. La ciencia pura proporcionará los datos que puedan ayudar en la gestión de determinar dónde intentar aterrizar el módulo de aterrizaje Philae sobre el cometa en noviembre.

“Se siente bien ser parte de un equipo que está en la cúspide de hacer algo de historia de la exploración espacial” dijo Art Chmielewski, director del proyecto de la NASA para Rosetta. “Hay tantos elementos emocionantes y grandes hitos que vienen en esta misión que se siente como si uno tuviera que comprar una entrada privilegiada a un gran espectáculo y una caja grande de palomitas de maíz. Rosetta va a ser un viaje notable”

Original: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2014-015&utm_source=iContact&utm_medium=email&utm_campaign=NASAJPL&utm_content=rosetta20140117

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 18/01/2014 en Comet News, cometas, comets, Noticias. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Rosetta: perseguir a un cometa..

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: