Archivos diarios: 27/03/2014

Primer sistema de anillos en un asteroide.

El Observatorio Astronómico Los Molinos (OALM) de Uruguay participa nuevamente en una contribución mayúscula para la comunidad astronómica de las Ciencias Planetarias como lo es el descubrimiento del primer sistema de anillos en un asteroide. Los anillos solamente podían observarse en los cuatro planetas gigantes del Sistema Solar, Saturno, Júpiter, Urano y Neptuno y a partir de hoy, en el asteroide (10199) Chariklo.

El descubrimiento fue realizado por un grupo multitudinario de observatorios de América del Sur entre los cuales figuran el Observatorio del Instituto de Profesores Artigas (IPA) – Montevideo, del Consejo de Formación en Educación, el Observatorio Astronómico y Geofísico de Aiguá (OAGA) – Maldonado y el Observatorio Astronómico Los Molinos (OALM) DICyT – MEC en Montevideo. La convocatoria a todos los observatorios, fue la observación de una ocultación estelar producida por el asteroide (10199) Chariklo, asteroide de tipo Centauro de unos 260 km de diámetro cuya órbita se encuentra entre las de Saturno y Urano.

Las ocultaciones de asteroides Centauros y Trans-Neptunianos, todos ellos cuerpos lejanos en el Sistema Solar exterior, han sido una de las herramientas más potentes para la caracterización de estos objetos, en particular la determinación de su tamaño y forma. Durante una ocultación estelar, el cuerpo ocultante, pasa por delante de la estrella, causando una caída de brillo medible con telescopios pequeños. El tiempo que dura esta caída de brillo puede traducirse al tamaño del objeto, y si muchos observadores distribuidos por varios puntos del globo terráqueo, observan la ocultación, puede obtenerse información también acerca de la forma.

En ocasiones, este método también arroja información acerca de la presencia de atmósfera en el cuerpo o incluso la presencia de anillos o satélites. En el caso de la presencia de atmósfera en el cuerpo principal, la caída de brillo no es abrupta si no que es gradual debido a la extinción que produce el gas atmosférico y en el caso de los anillos o satélites, se observa una pre y post-ocultacion de menor intensidad, causada por el anillo o una ocultación secundaria antes o después de la ocultación principal, en el caso que un satélite también oculte la estrella observada.

El caso de Chariklo es muy sorprendente, dado su tamaño de apenas unos 260 km y el hecho que es un objeto en transición, cuya órbita es inestable producto de las perturbaciones que sufre de los planetas gigantes. El origen de estos anillos es todavía un misterio que sin duda conducirá a muchos astrónomos a estudiar su naturaleza. Todas las hipótesis apuntan a un escenario donde un pequeño satélite helado haya sufrido un final disruptivo debido a colisiones. La circularidad y estructura doble del anillo, hace suponer que Chariklo tenga algún satélite adicional. La presencia de los anillos en Chariklo explicarían pequeñas variaciones de brillo observadas años atrás, producto de la época o estación en la que los anillos son visibles de perfil o en su máxima inclinación.

El grupo de uruguayos que participó en este descubrimiento fue en orden alfabético: Luciano Almenares (OALM), Alberto Ceretta (IPA), Pablo Lemos (FCIEN), Nadia Martinez (OALM), Vladimir Perez (FCIEN), Santiago Roland (OALM) y Gonzalo Tancredi (FCIEN).

Contribución de: Lic. Santiago Roland. Nuestras Felicitaciones al grupo uruguayo.

Anuncios