Stardust descubre posibles partículas interestelares

La pista más grande de polvo interestelar fue encontrada en los colectores de aerogel de la sonda Stardust. Uno que viajaba tan rápido se vaporizó en el impacto y los otros dos granos de polvo interestelar probablemente viajaban más lentamente y permanecieron intactos después de un aterrizaje suave en el aerogel. Crédito de la imagen: Andrew Westphal, UC Berkeley .

Los científicos que estudian el cargamento que trajo la sonda Stardust de la NASA en su retorno a la Tierra en el año 2006 habrían encontrado entre las muestras recogidas siete raras y microscópicas partículas de polvo interestelar que se remontan a los inicios del Sistema Solar. Si esto se confirma, estas partículas serían las primeras muestras contemporáneas de polvo interestelar.

Un equipo de científicos ha “peinado” el aerogel y los recolectores de polvo desde el retorno de Stardust en 2006. Las siete partículas probablemente tengan su origen fuera del sistema solar, quizás se crearon en una explosión de una supernova hace millones de años y han sido alteradas por la exposición al extremo ambiente espacial. Podrían ser las primeras muestras contemporáneas confirmadas de polvo interestelar.

El reporte de la investigación apareció en el número del 15 de agosto de la revista “Science”. Otros 12 papers sobre las partículas aparecerán la semana que viene en la revista “Meteoritics & Planetary Science”.

“Son los objetos más estimulantes que hayamos tenido nunca para estudio en el laboratorio y es un verdadero triunfo haber llegado tan lejos en su análisis como lo hemos hecho”, dijo Michael Zolensky, curador del laboratorio de Stardust en el Johnson Space Center de NASA en Houston y coautor del paper aparecido en Science.

Stardust se lanzó en 1999 y retornó a la Tierra el 15 de enero de 2006, en el Utah Test and Training Range, 80 millas al oeste de Salt Lake City. El “Stardust Sample Return Canister” (Contenedor de Retorno de Muestras de Stardust) fue transportado a una instalación de conservación en el Johnson, en el que los recolectores de Stardust permanecen preservadas y protegidas para su estudio científico.

Dentro del contenedor, un recolector de muestras similar a una raqueta de tenis capturó las partículas en un aerogel de sílice mientras la sonda espacial volaba a 149 millas (unos 240 kilómetros) de un cometa en enero de 2004. En el lado opuesto del recolector se encuentran las partículas de polvo interestelar capturadas por la sonda en su viaje de 7 años y 3.000 millones de millas.

Los científicos advierten que se deben realizar pruebas adicionales antes de poder decir definitivamente que son residuos del espacio interestelar. Pero si lo son, las partículas podrían explicar el origen y la evolución del polvo interestelar.

Las partículas son mucho más diversas, en términos de composición química y estructura, de lo que los científicos esperaban. Las más pequeñas difieren en gran medida de las más grandes y parecen haber tenido historias diferentes. Algunas de las partículas más grandes parecen tener una estructura mullida, similar a un copo de nieve.

Dos partículas, cada una de apenas dos micrones (milésimas de milímetro) de diámetro, fueron aisladas luego de que sus huellas fueron descubiertas por un grupo de científicos ciudadanos. Estos voluntarios, que se llaman a sí mismos “Dusters,” escanearon más de un millón de imágenes como parte del proyecto de “Ciencia Ciudadana” de la University of California, Berkeley, sin el cual hubiera sido imposible encontrar estas agujas en un pajar.

Una tercera huella, siguiendo la dirección del viento durante el vuelo, fue dejada por una partícula que aparentemente se movía tan rápido (más de 10 millas, 15 kilómetros, por segundo) que se evaporó. Los voluntarios identificaron las huellas dejadas por otras 29 partículas que, según se comprobó, fueron expulsadas por la sonda hacia los recolectores.

Cuatro de las partículas reportadas en “Science” fueron encontradas en las láminas de aluminio entre los paneles de la bandeja del recolector. Aunque las láminas no fueron originariamente diseñadas como superficies de recolección de polvo, un equipo internacional dirigido por la física Rhonda Stroud del Naval Research Laboratory buscó en las láminas e identificó cuatro agujeros en el que había material compuesto por elementos que tienen el perfil de partículas de polvo interestelar.

Tres de estas cuatro partículas, con un ancho de solo pocas décimas de un micron, contienen compuestos sulfúricos que algunos astrónomos consideran que no aparecen en el polvo interestelar. Preliminarmente, un equipo de investigación planea continuar con el análisis del restante 95% de los paneles para tratar de encontrar tantas partículas como sean necesarias para entender la variedad y el origen del polvo interestelar.

Las supernovas, las gigantes rojas y otras estrellas evolucionadas producen polvo interestelar y generan elementos pesados como carbón, nitrógeno y el oxígeno necesario para la vida. Dos partículas, etiquetadas Orion y Hylabrook, serán sometidas a nuevos análisis para determinar su número de isótopos de oxígeno, lo que podría generar una prueba más sólida de su origen extrasolar.

Los científicos del Johnson escanearon la mitad de los paneles a diversas profundidades y convirtieron dicho escaneos en películas que se subieron a la web, donde los “Dusters” pudieron acceder a la filmación y buscar huellas de partículas.

Cuando varios “Dusters” etiquetaron una probable huella, Andrew Westphal,(autor principal del artículo de Science) y su equipo verificaron las identificaciones. En el millón de cuadros escaneados hasta ahora, cada uno de medio mílimetro cuadrado, los “Dusters” encontraron 69 huellas, mientras que Westphal encontró dos. Treinta y una de estas huellas fueron extraídas, junto con el aerogel circundante, por los científicos del Johnson y enviadas a la UC Berkeley para su análisis.

El Jet Propulsion Laboratory de NASA en, Pasadena, California, dirige la misión Stardust para el Directorio de Misiones Científicas de la NASA (“Science Mission Directorate”), en Washington. La sonda espacial fue desarrollada y operada por Lockheed Martin Space Systems, de Denver.

Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2014-278

Tradución: Alberto Anunziato (Paraná, Entre Ríos, Argentina)

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 17/08/2014 en Análisis de polvo cometario, cometas, comets, Noticias cometarias, Publicaciones. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en Stardust descubre posibles partículas interestelares.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: