“J” es el punto de encuentro en el 67P/C-G.

67P_rosetta-20140915_sitio-primario

En la imagen se señala el sitio de aterrizaje principal en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko elegido para Philae el lader de Rosetta (ESA).

67P_rosetta-20140915_sitio-secundario

Se ha escogido el sitio de destino “J”, una intrigante región en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko que ofrece un singular potencial científico, con indicios de actividad muy cercana, y ofrece el mínimo riesgo para el “módulo de descenso o lander” en comparación con los otros sitios candidatos. Los 100 kilogramos del lander están programado para llegar a la superficie el día martes 11 de noviembre, donde se llevará a cabo las mediciones de profundidad para determinar las características del núcleo.

El sitio denominado J está en la “cabeza” del cometa, un cuerpo de forma irregular que está a tan sólo a 2,5 km en su punto más cercano. La decisión de seleccionar a zona J como el “sitio primario” fue por unanimidad. Como sitio secundario está “C”, que se encuentra en el “cuerpo” del cometa. “Como hemos visto en las recientes imágenes de primeros planos, el cometa es un hermoso pero dramático mundo y es científicamente interesante, pero su forma hace que sea operativamente complicado”, dijo Stephan Ulamec, del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) en Colonia.  “Ninguno de los candidatos a ser el sitio de aterrizaje final ha cumplido con todos los criterios operacionales en un 100 por ciento, pero J es claramente la mejor solución”.

Durante este fin de semana, el sitio de aterrizaje fue escogido por el grupo de ingenieros y científicos involucradose en este gran proyecto y se reunieron en el CNES, Toulouse, Francia,
Para tener en cuenta los datos disponibles y para elegir los sitios: principal y secundario.
no menos que tenía que ser posible identificar una trayectoria segura para implementar Philae en la superficie y que la densidad de los peligros visibles en la zona de aterrizaje debe ser minimizado. Una vez en la superficie, entran en juego otros factores, entre ellos el equilibrio de la luz del día y noche, y la frecuencia de las comunicaciones pasa con el orbitador.

Un número de aspectos críticos tuvo que ser considerado, identificar una trayectoria segura para el despliegue y descenso de la Philae a la superficie y que el cúmulo de peligros visibles en la zona de aterrizaje debían ser minimizados. Una vez en la superficie, otros factores entran en juego, incluido la cantidad de horas de luz del día y de la noche sobre el cometa, y la frecuencia de las comunicaciones con el orbitador.

El descenso al cometa es pasiva y sólo es posible predecir que el punto de aterrizaje será dentro de una “región de forma elíptica”, normalmente de unos cientos de metros de tamaño. Para cada uno de los sitios que se anunciaron en su momento como candidatos, fue considerada un área necesaria de un kilómetro cuadrado. En el sitio J la mayoría de las pendientes son menores de 30 grados con respecto a la vertical, con lo que reduce la probabilidad de que el Philae pueda volcarse en la llegada. El sitio J parece que también tienen relativamente pocos cantos rodados y recibe suficiente iluminación diaria para recargar las baterías del Philae y continuar las operaciones científicas en la superficie más allá de la primera fase. El tiempo de la trayectoria de descenso del Philae hacia la superficie en la zona J sería de aproximadamente unas siete horas, de modo que no pone en peligro la capacidad de la batería durante el tiempo de descenso.

Ambos sitios: B y C fueron considerados como de alternativa, pero el C se prefiere debido a un mayor perfil de iluminación y de menos rocas sueltas. El sitio A había parecido atractivo durante las primeras rondas del debate, pero fue desestimado en la segunda ronda, por no satisfacer una serie de criterios básicos. Una detallada cronología se preparará ahora para determinar con precisión la trayectoria de acercamiento que deberá realizar la Rosetta con el fin de dirigir al Philae con precisión al sitio J. El aterrizaje debe tener lugar antes de mediados de noviembre, tiempo en que está previsto que que la actividad crezca mucho más, ya que se está acercando al Sol.

“No hay tiempo que perder, pero ahora que estamos tan más cerca del cometa, que la continuidad de las operaciones científicas y del mapeo nos ayudará a mejorar el análisis de los sitios de aterrizaje principal y de respaldo”, dice el director de vuelo Andrea Accomazzo del Centro de Operaciones Espaciales Europeas en Darmstadt, Alemania. “Por supuesto, no podemos predecir la actividad del cometa entre ahora y el mismo día del aterrizaje. Un incremento repentino en la actividad podría afectar la posición de Rosetta en su órbita en el momento de la implementación y, a su vez el lugar exacto donde el Philae aterrizará, y esto hace de todo esto una operación de riesgo”.

Todos los comandos para el descenso se cargarán antes de la separación del lander del orbitador Rosetta. Una vez que se haya desprendido de Rosetta, el descenso del Philae será autónomo, con el lander tomando imágenes y otras observaciones del medio ambiente del cometa. Cuando Philae toque la superficie será el equivalente a una caminata espacial y a continuación utilizará los arpones y tornillos para el hielo para poder fijarse en la superficie del cometa. A continuación, realizará una imagen panorámica de 360 grados del sitio de aterrizaje, para ayudar a determinar dónde y en qué orientación ha aterrizado Philae. A continuación se inicia la primera fase de investigación científica, con instrumentos para analizar el plasma y el medio magnético, y la temperatura superficial y subterránea. El lander perforará y recogerá muestras de debajo de la superficie y entregarlas al laboratorio de análisis a bordo. También se estudiará la estructura interior del cometa por medio de ondas de radio enviadas a través de la superficie hacia el Rosetta.

“Nadie ha intentado antes aterrizar en un cometa, por lo que es un verdadero reto” dice Fred Jansen, el director de la misión Rosetta. “La complicada estructura doble del cometa ha tenido un impacto considerable en los riesgos generales relacionados con el aterrizaje, pero son los riesgos propios en hacer el primer aterrizaje suave sobre un cometa”.
El desembarco se debe confirmar el 26 de Septiembre, después de un nuevo análisis de la trayectoria y el último “Go/No Go” para un aterrizaje en el sitio principal seguirá una amplia revisión de los preparativos para el 14 de octubre.

Lanzado en Marzo de 2004, Rosetta se reactivó en Enero de 2014 después de un récord de 957 días en hibernación. Compuesto por un orbitador y un aterrizador. Los objetivos de Rosetta desde que llegó al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko a principios de este mes, son para estudiarlo de cerca y con un detalle sin precedentes, prepararse para el aterrizaje de una sonda en el núcleo del cometa en Noviembre, y realizar un seguimiento de sus cambios a través de su trayectoria alrededor del Sol durante 2015.

Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2014-310

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 15/09/2014 en Comet News, cometas, comets, núcleos cometarios, Noticias cometarias, Sitios de descenso en el 67P. Añade a favoritos el enlace permanente. Comentarios desactivados en “J” es el punto de encuentro en el 67P/C-G..

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: