Autor:

Josep M. Trigo-Rodríguez

Josep M. Trigo-Rodríguez.

Visite su blog: http://www.investigacionyciencia.es/blogs/astronomia/45/posts/el-cometa-2014-q2-lovejoy-visible-a-simple-vista-12794

Un cometa descubierto el pasado verano por el aficionado australiano Terry Lovejoy causa sensación durante enero al permanecer alto en el horizonte mientras recorre el cielo del hemisferio sur y norte.

De nuevo un cometa moviliza a los astrónomos y anima a muchos aficionados a descubrir el firmamento estrellado. Estos días tenemos la oportunidad única de ver un cometa venido de las más distantes regiones del sistema solar. Se trata del C/2014 Q2 que ha sido bautizado como Lovejoy por el aficionado australiano Terry Lovejoy que lo descubrió el 17 de agosto del pasado año desde Australia, cuando surcaba el cielo del hemisferio sur. Los cometas de largo período como el Lovejoy suelen ser procedentes de la Nube de Oort y poseen órbitas altamente excéntricas y distribuidas al azar. Como sus períodos de revolución al Sol suelen ser de cientos de miles de años no han sido observados con anterioridad y, claro está, no hay constancia previa de su existencia ni estimación de su comportamiento en la proximidad del Sol (el punto más cercano se denomina perihelio). En el caso del C/2014 Q2 el cometa poseía un período orbital de 11.000 años que, al atravesar el sistema solar interior, ha sido acortado por la influencia gravitatoria de los planetas a unos 8.000 años. Estos cometas de largo período son objetos enormemente cambiantes: algunos se comportan como frágiles bolas de nieve pero otros parecen poseer núcleos rocosos más masivos y resistentes. Posiblemente cada objeto puede encontrarse en una etapa diferente de su etapa de desgaste, e incluso fragmentación, que experimentan en cada perihelio.

Figura 1. Imagen de 45 minutos del cometa tomada a foco directo de un telescopio newtoniano de 20 cm mediante una cámara Canon 550d. Muestra la tonalidad verdosa de la coma y el falso núcleo que llega a apreciarse al observar el cometa con telescopios medianos. Imagen tomada desde les Soterranyes, Vinaròs (Iko Margalef/Cel de Vinaròs).
Figura 1. Imagen de 45 minutos del cometa tomada a foco directo de un telescopio newtoniano de 20 cm mediante una cámara Canon 550d. Muestra la tonalidad verdosa de la coma y el falso núcleo que llega a apreciarse al observar el cometa con telescopios medianos. Imagen tomada desde les Soterranyes, Vinaròs (Iko Margalef/Cel de Vinaròs).

El cometa procedía del hemisferio sur pero ha ido subiendo en declinación hasta ser visible a finales de diciembre por debajo de la constelación de Orión (Fig. 2). Durante estos días el cometa está muy bien posicionado, pasando cerca del cenit desde nuestras latitudes mientras atraviesa las constelaciones de Perseo, Aries y Triángulo. Actualmente el cometa posee una magnitud estelar de +4 por lo que es perfectamente visible, particularmente desde el campo, aunque está previsto que decaiga progresivamente su luminosidad al alejarse de nosotros. Sin embargo, la creciente producción de polvo podría contrarrestar esa caída en los próximos días.

Figura 2. Imagen de una hora de exposición del cometa C/2014 Q2 Lovejoy tomada desde el Observatorio de Riells del Montseny (MPC#B06) el 28 de diciembre de 2014, cuando encaraba el hemisferio norte. Puede apreciarse la estructura filamentosa de su llamada cola iónica que es rápidamente barrida por la presión de radiación de la luz solar. Imagen J.M. Trigo (CSIC-IEEC).
Figura 2. Imagen de una hora de exposición del cometa C/2014 Q2 Lovejoy tomada desde el Observatorio de Riells del Montseny (MPC#B06) el 28 de diciembre de 2014, cuando encaraba el hemisferio norte. Puede apreciarse la estructura filamentosa de su llamada cola iónica que es rápidamente barrida por la presión de radiación de la luz solar. Imagen J.M. Trigo (CSIC-IEEC).

UN COMETA MUY ACTIVO

Los cometas como el C/2014 Q2 Lovejoy suelen ser cuerpos helados formados por una amalgama de polvo, hielos y materia orgánica en proporciones variables. En función del hielo expuesto en su superficie decimos que posee más o menos regiones activas. En realidad estas regiones muestran la brusca sublimación del hielo del cometa entre el cual existen partículas micrométricas embebidas. Al sublimar el gas es expulsado del cometa y se crean impresionantes chorros (en inglés jets) que son moldeados con cierta curvatura tanto por la interacción con el viento solar (principalmente formados por núcleos de H y He desprendidos del Sol) como también por el propio campo gravitatorio del cometa aunque este suele ser bastante débil. Así pues la envoltura de gas y pequeñas partículas de polvo conforman la denominada coma del cometa.

Figura 3. Imagen del cometa Lovejoy con un filtro Larson-Sekanina obtenida el 11.88 de enero desde el Observatorio de Gualba mostrando la compleja estructura de filamentos que parten del núcleo. Imagen Albert Sánchez (MPC#442)
Figura 3. Imagen del cometa Lovejoy con un filtro Larson-Sekanina obtenida el 11.88 de enero desde el Observatorio de Gualba mostrando la compleja estructura de filamentos que parten del núcleo. Imagen Albert Sánchez (MPC#442)

En general los núcleos cometarios poseen diámetros que oscilan entre unos pocos hasta varias decenas de kilómetros. A través del telescopio observamos lo que se denomina el falso núcleo que puede extenderse miles de kilómetros alrededor del real. Obviamente si no fuera por su envoltura no serían objetos visibles a tan grandes distancias. En el caso del cometa C/2014 Q2 su envoltura se extiende más de 100.000 km desde el núcleo cometario, todavía de dimensiones desconocidas. Generalmente para tener una idea de tales diámetros se observan los cometas en la banda infrarroja y en sus respectivos afelios dado que su actividad es menor. Para estos cometas, tales observaciones no son posibles pues tales afelios son enormemente distantes y se antojan sumamente débiles.

Figura 4. El cometa C/2014 Q2 el pasado 10.87 de enero de 2015 observado por el telescopio robótico Joan Oró desde el Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM). Tratamiento con un filtro rotacional para mostrar los diversos chorros que se desprenden del núcleo (J.M.Trigo/CSIC-IEEC).
Figura 4. El cometa C/2014 Q2 el pasado 10.87 de enero de 2015 observado por el telescopio robótico Joan Oró desde el Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM). Tratamiento con un filtro rotacional para mostrar los diversos chorros que se desprenden del núcleo (J.M.Trigo/CSIC-IEEC).

 

¿CÓMO OBSERVARLO EN LAS PRÓXIMAS NOCHES?

El cometa Lovejoy está pasando por el meridiano alrededor de las 22h hora local peninsular y su trayectoria en el cielo lo hace ser un objeto bien visible durante buena parte de la noche, desde el mismo atardecer. Para localizarlo se recomienda guiarse por las constelaciones más conocidas. Mirando al sur tendremos Orión y Tauro bien emplazadas para ser identificadas fácilmente por la magnitud de brillo de sus estrellas más brillantes. El cometa está siguiendo un recorrido por el margen izquierdo de ambas constelaciones tal y como muestra la Fig. 4.

Figura 5. Carta celeste de las estrellas más brillantes y la trayectoria seguida por el cometa a lo largo de los días. Crédito: Comet Chasing
Figura 5. Carta celeste de las estrellas más brillantes y la trayectoria seguida por el cometa a lo largo de los días. Crédito: Comet Chasing

Para observar el cometa es recomendable buscar un lugar sin contaminación lumínica. Empleando unos prismáticos luminosos y de pocos aumentos, preferentemente unos 7×50 o 10×50, es fácil distinguir una pequeña nebulosa que abarca algo menos de un diámetro lunar. Hay que identificar alguna estrella brillante de la región del cielo indicada en la carta y guiarse por otras (siguiendo quizá ciertos asterismos) hasta llegar al cometa. Un trípode puede ser un buen amigo para, una vez localizado, poder observarlo con comodidad. También el cometa es perfectamente accesible a las cámaras digitales con tiempos de exposición de pocos segundos si se desea inmortalizarlo. Anímense pronto pues nuestro visitante viene de lejos, viaja rápido y a ese paso de cometa se ausentará de nuestros cielos en pocas semanas.

Figura 6. Mosaico de varias imágenes CCD obtenido el 9.88 de enero de 2015 desde el Observatorio de la Cañada (MPC#J87) en Ávila por Juan Lacruz. Cortesía del autor.
Figura 6. Mosaico de varias imágenes CCD obtenido el 9.88 de enero de 2015 desde el Observatorio de la Cañada (MPC#J87) en Ávila por Juan Lacruz. Cortesía del autor.

 

Fig. 7

Figura 7. El cometa C/2014 Q2 Lovejoy mostrando la fina estructura de su cola iónica el pasado 6.88 de enero. Diego Rodríguez (MPC#458)