Primeros resultados oficiales de Rosetta

Los primeros datos oficiales de la misión permiten realizar el retrato más detallado hasta la fecha de un cometa.

magen del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en las que se aprecian la formación de chorros en el cuello del cometa. [ESA / Roseta / NavCam / Emily Lakdawalla]

Imagen del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en las que se aprecian la formación de chorros en el cuello del cometa. [ESA / Roseta / NavCam / Emily Lakdawalla]

Ocho estudios publicados en la revista Science han permitido determinar la estructura y actividad del núcleo de 67P/Churiumov-Guerasimenko, su diversidad morfológica y las características del polvo de su envoltura (o coma), a partir de datos obtenidos por los instrumentos a bordo de la sonda Rosetta de la ESA. Además, es la primera vez que se obtiene de forma directa el valor de la densidad de un objeto celeste de este tipo.

«Los cometas pueden ayudarnos a entender la formación del sistema solar o el origen del agua en la Tierra, pero antes debemos contestar a preguntas fundamentales sobre su naturaleza. Estas respuestas solo las podemos hallar in situ, puesto que cuando comienza la actividad que genera la coma, el núcleo deja de ser accesible a nuestras observaciones desde Tierra al ocultarse detrás de esta envoltura», apunta Pedro J. Gutiérrez, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y autor de uno de los estudios.

Una de esas cuestiones fundamentales es la estructura interna de los núcleos cometarios, que puede ser definida a través de su densidad, un valor que hasta ahora se conocía solo por estimaciones indirectas. En cambio, Rosetta ha logrado determinarlo de forma directa. El cometa 67P presentaría una longitud de cuatro kilómetros y un peso de 10.000 millones de toneladas, por lo que se trataría de un cuerpo la mitad de denso que el agua y que, dado su tamaño, debe de estar vacío en un 80 por ciento. «Ahora tenemos que resolver si el vacío es generado por poros a escala micrométrica o si se trata de huecos de mayor tamaño, una cuestión que enlaza con la formación de los cometas y que nos permitirá determinar si se trata de cuerpos verdaderamente primigenios del sistema solar», señala Luisa M. Lara, también investigadora del IAA-CSIC.

Una morfología inesperada

Gracias a las imágenes de la cámara OSIRIS, los científicos han podido analizar en detalle la forma de 67P, cuya estructura bilobulada podría deberse a la fusión de dos objetos o a que la región entre los lóbulos (también conocida como «cuello» del cometa) sea el producto de un fenómeno de erosión. Los científicos esperan que esta cuestión se resuelva gracias a los datos que Rosetta tiene previsto obtener a lo largo del próximo año, cuando el cometa se acerque al perihelio, el punto de su órbita más cercano al Sol.

La resolución de OSIRIS ha desvelado también una variedad morfológica inesperada, por lo que, en ausencia de imágenes de algunas zonas del hemisferio sur, los científicos han clasificado la superficie de 67P en diecinueve regiones. Estas, que reciben nombres de la mitología egipcia, se agrupan en cinco grandes categorías: terrenos cubiertos de polvo, material frágil con fosas y estructuras circulares, grandes depresiones, superficies lisas y zonas de material consolidado. «La compleja morfología del cometa apunta a la existencia de distintos procesos que modelan su superficie. Hemos observado regiones fracturadas, estructuras similares a dunas que parecen el resultado del transporte de polvo o zonas que podrían deberse a pérdidas repentinas de grandes cantidades de material», indica Rafael Rodrigo, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA).

Actividad temprana

Durante la actividad cometaria, que se produce durante el acercamiento del cuerpo al Sol, el núcleo, cuya estructura se parece a una bola de nieve «sucia», libera polvo y su hielo sublima. Esto provoca la creación de la coma y de una o varias colas, y que el cometa adquiera la apariencia típica de estos objetos. La misión Rosetta, que seguirá de muy cerca dicha transformación en 67P, también ha mostrado indicios del comienzo de este proceso a más de seiscientos millones de kilómetros del Sol (más de cuatro veces la distancia entre la Tierra y la misma estrella), una distancia mucho mayor de lo esperado. La actividad del cometa parece proceder sobre todo de su cuello, donde se observado la formación de distintos chorros de polvo, aunque también se han hallado señales parecidos (pero de menor actividad) en los lóbulos del comenta.

El análisis de este material, realizado con los datos recogidos por el instrumento GIADA, ha permitido distinguir, además de las partículas expulsadas a través de los chorros, una nube de partículas que gira alrededor del núcleo. De esta manera, se ha podido calcular la proporción entre hielo y polvo, cuyas cantidades han resultado ser entre dos y seis veces mayores con respecto al agua en estado sólido. Estos valores serían superiores a los previstos por los modelos, en los que ambas abundancias suelen distribuirse a partes iguales.

El nacimiento de una magnetosfera cometaria

Finalmente, los datos recogidos por los instrumentos del Consorcio de Plasma de Roseta (RPC, por sus siglas en inglés) apuntan que, a medida que 67P se acerque al Sol y su coma de gas y polvo sigua creciendo, las interacciones con las partículas del viento solar y la luz ultravioleta producida por la misma estrella darán lugar al desarrollo de una ionosfera y, posteriormente, de una magnetosfera a su alrededor.

«Rosetta está viviendo esencialmente la misma experiencia que el cometa a lo largo de su órbita, por lo que está aprendiendo cómo varía su comportamiento diario y, en escalas de tiempo más largas, cómo aumentará su actividad, cómo puede evolucionar su superficie y cómo interactuará con el viento solar», afirma Matt Taylor, científico de la ESA responsable de la misión. «Hemos aprendido mucho en los pocos meses de acercamiento al cometa, pero, a medida que llegan nuevos datos y los analicemos, esperamos encontrar las respuestas a muchas preguntas clave acerca de su origen y evolución».

Más información en Science (Publicado en http://www.investigacionyciencia.es/noticias/primeros-resultados-oficiales-de-rosetta-12817)

Anuncios

Publicado el 31/01/2015 en Comet News, cometas, comets, Noticias cometarias, Publicaciones y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Primeros resultados oficiales de Rosetta.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: