Más grande de lo pensado

El cometa del sobrevuelo es mucho más grande de lo que se pensaba

http://www.space.com/32398-flyby-comet-was-way-bigger-than-thought.html#ooid=VlamRjMjE6k0l_jrGTWDroNKPdjidEni

Los cometas pueden ser engañosos. Estos vagabundos interplanetarios a menudo aparecen desde los confines más lejanos del sistema solar, apareciendo inesperadamente en los surveys que buscan objetos cercanos a la Tierra (NEO). Además, es posible que ni siquiera se asemejen a un cometa, ya que suelen estar todavía en condiciones de ultracongelación, sin producir su marca registrada: la coma y la cola difusas producidas por la sublimación de los hielos. Ah, y a menudo puede ser difícil medir su tamaño, a menos que hagan un sobrevuelo cercano a nuestro planeta-y nos den un buen susto.

El P/2016 BA14 es un cometa que se detectó por primera vez como un asteroide por el telescopio Pan-Starrs de la Universidad de Hawai en enero y luego fue re-identificado como un cometa por el telescopio del Discovery Channel en el Observatorio Lowell de Arizona.

Estas imágenes de radar del cometa P/2016 BA14 se tomaron el 23 de marzo de 2016, por los científicos que utilizan una antena de la Red de Espacio Profundo de la NASA en Goldstone, California. En ese momento, el cometa estaba a alrededor de 3.6 millones de kilómetros de la Tierra. Crédito: NASA / JPL-Caltech / GSSR

 

BA14 es notable por varias razones, pero ahora es más famoso por ser el tercer sobrevuelo del cometa más cercano en la historia registrada. El 22 de marzo, BA14 pasó a 3.6 millones de kilómetros, eso es sólo 9 veces la distancia Tierra-Luna. Curiosamente, pasó cerca de la Tierra sólo un día después de otro cometa, 252P/LINEAR, que es un cometa conocido, descubierto en 2000. Las estimaciones del tamaño del núcleo del 252P son de alrededor de 250 metros de ancho y BA14 se presumía que tendría alrededor de la mitad de ese tamaño. Debido a sus órbitas semejantes, los astrónomos creen que ambos objetos probablemente formaron parte del mismo objeto que se fragmentó en algún momento del pasado. Sin embargo, cuando BA14 hizo su encuentro cercano con la Tierra la semana pasada, el Goldtone Solar System de la NASA en el desierto de Mojave en California, pudo capaz de cumplir 3 noches de observación del objeto, revelando su giro y tamaño real. Este trozo de roca espacial antigua helada que gira una vez sobre su eje cada 35 a 40 horas tiene ¡1 km (3.000 pies) de ancho! Esto es mucho más grande que la estimación previa, pero ¿Cuál es la causa de la enorme diferencia?

Las imágenes de radar pudieron detectar características importantes de la superficie del cometa que pueden ayudar a los científicos a entender mejor sus orígenes. “Las imágenes de radar muestran que el cometa tiene una forma irregular: se ve como un ladrillo en un lado y una pera en el otro”, dijo Shantanu Naidu, investigador postdoctoral en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California, quien dirigió las observaciones de radar. “Podemos ver un buen número de firmas relacionadas con las características topográficas tales como grandes regiones planas, pequeñas concavidades y crestas en la superficie del núcleo.”

A pesar de lo brillante que pueden ser las colas de vapor cuando están iluminadas por la luz solar, los núcleos de los cometas a menudo son muy oscuros-un factor que contribuye a las enormes incertidumbres en la estimación de las dimensiones de los cometas. Con la ayuda del Telescopio Infrarrojo de la NASA (IRTF) en Mauna Kea, Hawaii, los astrónomos se dieron cuenta de que el BA14 sólo refleja un 3 por ciento de la luz solar que incide sobre él, por lo que su núcleo es “tan oscuro como asfalto fresco”, de acuerdo a un comunicado de prensa de la NASA.

Su extremadamente bajo albedo (reflectividad) es la razón más probable para que se hayan subestimado sus dimensiones significativamente cuando el objeto fue descubierto por primera vez. La detección astronómica de cometas y asteroides se basa en la cantidad de luz reflejada por su superficie. Si ellos son más oscuros que lo esperado, reflejan menos luz y se subestiman las estimaciones de su tamaño.

Y parece que eso es exactamente lo que sucedió con BA14-su superficie muy oscura ocultó su verdadera dimensión y sólo cuando consiguió acercarse lo suficiente (es decir, en el sobrevuelo) fuimos capaces de rebotar ondas de radar en su superficie para ver su verdadero tamaño.

Ahora, los astrónomos deberán trabajar duro para tratar de comprender mejor de dónde vino este cometa y cómo se formó. Los estudios en profundidad de los cometas son importantes ya que estos objetos se formaron directamente del disco protoplanetario que se condensó alrededor de nuestro sol antes de formarse la Tierra hace más de 4 mil millones de años. Los cometas son “cápsulas del tiempo” vírgenes de nuestro sistema solar que ocultan su hielo bajo una capa de hollín oscuro de polvo.

Pero en lo que respecta a la defensa planetaria, el descubrimiento de un importante cometa sólo unos meses antes de un sobrevuelo tan cercano a la Tierra es un recordatorio inquietante de los grandes NEOs que todavía no han sido descubiertos. Nunca estuvimos en riesgo por este objeto-su órbita pasa lo suficientemente lejos de nuestro planeta-pero aun así, es de agradecer que el BA14 no haya pasado más cerca.

Autor: Ian O’Neill-Discovery News.

Fuente: NASA / JPL-Caltech

Publicado originalmente en Discovery News.

Traducción de Alberto Anunziato – Colaborador de la Sección.

Fuente: http://www.space.com/32398-flyby-comet-was-way-bigger-than-thought.html

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 02/04/2016 en P/2016BA14 y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Más grande de lo pensado.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: