Fuegos artificiales en el cometa de Rosetta

Fuegos artificiales de verano sobre el cometa de Rosetta  
Breves estallidos pero de gran alcance fueron vistos en la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko durante su período más activo del año pasado. En los tres meses centrados alrededor de la máxima aproximación del cometa al Sol, ocurrido el 13 de agosto de 2015, las cámaras de Rosetta capturaron 34 estallidos o jets.
Compilation of the brightest outbursts seen at Comet 67P/Churyumov–Gerasimenko by Rosetta’s OSIRIS narrow-angle camera and Navigation Camera between July and September 2015. Credits: OSIRIS: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; NavCam: ESA/Rosetta/NavCam – CC BY-SA IGO 3.0

Compilación de los mas brillante outbursts sobre el Cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko tomados por la cámara de ángulo estrecho OSIRIS y por la Cámara de Navegación de Rosetta entre los meses de Julio y Septiembre de 2015. Créditos: OSIRIS: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; NavCam: ESA/Rosetta/NavCam – CC BY-SA IGO 3.0

Estos hechos violentos fueron más allá de los habituales chorros regulares y flujos de material que emergen desde el núcleo del cometa. De un mecanismo de encendido y apagado, con repetibilidad mecánica y asociada con cada rotación del núcleo, de una a otra y sincronizado con la subida y caída de la iluminación del Sol.
Por el contrario, estos estallidos son mucho más brillantes que los jets habituales – repentinos, de liberación súbita, breves y de alta velocidad de polvo-. Ellos se ven sólo en una sola imagen, que indica que tiene una vida más corta que el intervalo entre dos imágenes consecutivas, de unos 5-30 minutos.
Un estallido típico se cree que puede liberar de 60-260 toneladas de material en unos pocos minutos. En promedio, los estallidos en su punto más cercano al Sol se han producido una vez cada 30 horas, esto es aproximadamente cada 2,4 rotaciones del cometa.
Basada en la apariencia del flujo del polvo, pueden ser divididos en tres categorías.
Una está asociado con el largo y estrecho jet que se extiende muy lejos del núcleo, mientras que el segundo implica que tiene una amplia base y que se expande más lateralmente. La tercera categoría es un complejo híbrido de los otros dos.
“Como cualquier arrebato dada es de corta duración y sólo es capturado en una imagen, no podemos decir si este fue fotografiada poco después del comienzo de la explosión o más tarde en el proceso”, señala el investigador principal Jean-Baptiste Vicente.
“Como resultado, no podemos decir si estos tres tipos de formas de penacho o pluma corresponden a diferentes mecanismos o son simplemente diferentes fases de un mismo proceso”.
“Pero por lo visto un solo proceso está involucrado; entonces la secuencia evolutiva lógica es que un chorro estrecho inicialmente sea largo con el polvo que es expulsado a alta velocidad, muy probablemente arrancando de un espacio confinado”.
“Entonces, como se modifica la superficie local alrededor del punto de salida, una fracción mayor de material fresco se expone, produciendo la ampliación de la base del penacho o pluma de materiales”.
“Finalmente, cuando la región de la fuente o surtidor ha sido alterada tanto como para no ser capaz ya de soportar más el estrecho chorro, solamente sobrevive ese amplio penacho”.
La otra cuestión clave es cómo se disparan estos estallidos.
El equipo encontró que un poco más de la mitad de los eventos ocurridos en estas regiones corresponden al horario de la mañana temprano sobre el núcleo, cuando el Sol comenzó el calentamiento de la superficie después de muchas horas de estar sumergido en la oscuridad.
El rápido cambio de la temperatura local parece desencadenar tensiones térmicas en la superficie que podrían conducir a una fractura súbita y la exposición de nuevo material volátil. Este material se calienta rápidamente y se vaporiza en forma explosiva.
Otros eventos ocurrieron después del mediodía local, después de unas pocas horas de iluminación. Estos arrebatos se atribuyeron a una causa diferente, donde el calor es acumulado en los bolsones de volátiles enterrados debajo de la superficie, otra vez causando calentamiento repentino y seguido de una explosión.
“El hecho de que haya explosiones por la mañana y mediodía apuntan a por lo menos dos diferentes formas de desencadenar un estallido” dice Jean-Baptiste. Pero también es posible todavía otra causa en algunos arrebatos.
“Encontramos que la mayoría de los estallidos parece ser originados en las fronteras regionales en el cometa, lugares donde hay cambios en la textura y topografía en el terreno local, tales como acantilados, fosas, pozos o nichos” añade Jean-Baptiste. En efecto, el hecho de que también se observan rocas u otros residuos alrededor de las regiones identificadas como las fuentes de los estallidos confirma que estas áreas son particularmente susceptibles a la erosión.
Mientras lentamente es erosionando los acantilados se cree que pueden ser responsables de algunas de las características del jet regular, de larga duración, un debilitado acantilado también repentinamente y en cualquier momento puede colapsar, sea de noche o de día en el cometa.
Este colapso revelaría grandes cantidades de material fresco y provocar un estallido aun cuando la región no está expuesta a la luz solar. Al menos uno de los eventos estudiados se llevó a cabo en la oscuridad local y puede estar relacionada con el derrumbe de un acantilado. 
“Estudiando el cometa durante un largo período de tiempo nos ha dado la oportunidad de examinar la diferencia entre la actividad llamada normal y los arrebatos de breve duración y cómo pueden desencadenarse estos arrebatos,” dice Matt Taylor, científico del proyecto de la ESA Rosetta.  
“Estudiando cómo estos fenómenos varían según avanza el cometa a lo largo de su órbita alrededor del Sol nos da nuevas perspectivas en la evolución de los cometas durante sus vidas.”
Summer fireworks on Comet 67P,” by J.-B. Vincent et al is published in Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 26/09/2016 en Los jets del 67P/C-G y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Fuegos artificiales en el cometa de Rosetta.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: