Más detalles sobre los exocometas de HD 172555

Crédito: NASA, ESA, y A. Feild y G. Bacon (STScI)

Hubble detecta exocometas zambulléndose en una estrella joven

Pronóstico interestelar para una estrella cercana: ¡llueven cometas! El telescopio espacial Hubble de la NASA ha descubierto cometas que se hunden en la estrella HD 172555, una joven estrella de 23 millones de años de antigüedad y que reside 95 años luz de la Tierra.

Esta ilustración muestra varios cometas acelerando a través de un vasto disco protoplanetario de gas y polvo y dirigiéndose directamente hacia la estrella central juvenil. Estos cometas “kamikaze” eventualmente se sumergirán en la estrella y se vaporizarán. Los cometas son demasiado pequeños para ser captados, pero sus “huellas dactilares” espectrales gaseosas en la luz de la estrella fueron detectadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA. La influencia gravitacional de un supuesto planeta de tamaño de Júpiter en primer plano puede haber catapultado a los cometas en la estrella. Esta estrella, llamada HD 172555, representa el tercer sistema extrasolar en el que los astrónomos han detectado cometas extraviados y condenados. La estrella reside a 95 años luz de la Tierra.

Los exocometas – cometas fuera de nuestro sistema solar – no fueron vistos directamente alrededor de la estrella, pero su presencia fue inferida por la detección de gas, probable remanente vaporizado de sus núcleos de hielo.

HD 172555 representa el tercer sistema extrasolar en el que los astrónomos han detectado cometas condenados. Todos los sistemas son jóvenes, menores de 40 millones de años.

La presencia de estos cometas condenados proporciona evidencia circunstancial de “agitación gravitatoria” por un planeta invisible de tamaño Júpiter, donde los cometas desviados por su gravedad son catapultados hacia la estrella. Estos eventos también proporcionan nuevos conocimientos sobre la actividad pasada y presente de los cometas en nuestro sistema solar. Es un mecanismo en el que la caída de cometas podría haber aportado agua a la Tierra y los otros planetas interiores de nuestro sistema solar.

Los astrónomos han encontrado inmersiones similares en nuestro propio sistema solar. Los cometas rasantes rutinariamente caen en nuestro sol. “Ver estos cometas rasantes del Sol en nuestro sistema solar y en tres sistemas extrasolares significa que esta actividad puede ser común en los sistemas de estrellas jóvenes”, dijo la líder del estudio Carol Grady de Eureka Scientific Inc. en Oakland, California, y el Goddard Spaceflight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland. “Esta actividad en su apogeo representa la adolescencia activa de una estrella, observar estos eventos nos da una idea de lo que probablemente sucedió en los primeros días de nuestro sistema solar, cuando los cometas eran lanzados contra los cuerpos del sistema solar interno, incluida la Tierra. Los cometas rasantes de otras estrellas pueden hacer posible la vida, porque llevan agua y otros elementos que dan vida, como el carbono, a los planetas terrestres”.

Grady presentará los resultados de su equipo el 6 de enero en la reunión de invierno de la American Astronomical Society en Grapevine, Texas.

La estrella es parte del Grupo Beta Pictoris, una colección de estrellas nacidas de la misma maternidad estelar. Es el segundo miembro del grupo encontrado que puede albergar tales cometas. Beta Pictoris, el homónimo del grupo, también está festejando sus exocometas viajando demasiado cerca. Se ha observado un planeta gigante de gas en el vasto disco de escombros de esa estrella.

El estudio de este grupo estelar es importante porque es la colección más cercana de estrellas jóvenes. Por lo menos el 37.5 por ciento de las estrellas más masivas en el Grupo Beta Pictoris tiene un planeta con imágenes directas, como 51 Eridani b en el sistema 51 Eridani, o los cometas rasantes en caída o, en el caso de Beta Pictoris, ambos tipos de objetos. El agrupamiento tiene aproximadamente la edad en que debería estarse construyendo planetas terrestres, dijo Grady.

Un equipo de astrónomos franceses descubrió por primera vez los exocometas que transitan HD 172555 en datos archivados recopilados entre 2004 y 2011 por el espectrógrafo de búsqueda de planeta HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher) del European Southern Observatory. Un espectrógrafo divide la luz en sus colores componentes, permitiendo a los astrónomos detectar la composición química de un objeto. El espectrógrafo HARPS detectó las huellas químicas del calcio impreso en la luz de las estrellas, evidencia de que objetos similares a cometas estaban cayendo en la estrella.

Como seguimiento a ese descubrimiento, el equipo de Grady utilizó el Espectrógrafo de Imágenes del Telescopio Espacial Hubble (STIS) de Hubble y el Espectrógrafo de Orígenes Cósmicos (Cos) en 2015 para realizar un análisis espectrográfico en luz ultravioleta, lo que permite al Hubble identificar la firma de ciertos elementos. Hubble hizo dos observaciones, separadas por seis días.

Hubble detectó silicio y gas carbónico en la luz de las estrellas. El gas se movía a unas 360.000 millas por hora a través de la cara de la estrella. La explicación más probable para el gas rápido es que el Hubble está viendo material de objetos similares a cometa que se separaron después de haber pasado cerca de la estrella.

Los escombros gaseosos de los cometas desintegrados están muy dispersos delante de la estrella. “Este material vaporizado es fácil de ver porque contiene estructuras muy grandes”, dijo Grady. “Esto está en marcado contraste con el intento de encontrar un pequeño exoplaneta en tránsito, donde usted está buscando pequeñas inmersiones en la luz de la estrella”.

Hubble recolectó esta información porque el disco de desechos HD 172555 que rodea a la estrella está ligeramente inclinado a la línea de visión del Hubble, dando al telescopio una visión clara de la actividad de los cometas.

El equipo de Grady espera utilizar STIS nuevamente en observaciones de seguimiento para buscar oxígeno e hidrógeno, lo que confirmaría la identidad de los objetos desintegrantes como cometas.

“El Hubble demuestra que estos objetos rasantes se ven y se mueven como cometas, pero hasta que determinemos su composición, no podemos confirmar que sean cometas”, dijo Grady. “Necesitamos datos adicionales para establecer si son helados como los cometas o más rocosos como los asteroides”.

Traducción de Alberto Anunziato. Colaborador de la Sección.

Fuente original

Anuncios

Acerca de Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 21/01/2017 en exocometas y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Más detalles sobre los exocometas de HD 172555.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: