El cometa interestelar Borisov es “indistinguible” de los cometas del Sistema Solar

El cometa interestelar Borisov es “indistinguible” de los cometas del Sistema Solar

Por: Nola Taylor Redd

Las observaciones terrestres del cometa interestelar 2I / Borisov muestran que se parece a los cometas del sistema solar.

Esta imagen compuesta de dos colores del cometa 2I / Borisov fue capturada por el telescopio Gemini North el 10 de septiembre de 2019. Observatorio Géminis / NSF / AURA

El visitante interestelar más nuevo del sistema solar, el cometa 2I / Borisov, parece notablemente familiar. Un nuevo estudio que caracteriza al cometa reveló detalles, como el tamaño de su núcleo y la distribución del gas, que tienen un parecido sorprendente con la población cometaria del sistema solar exterior.

A finales de agosto, el astrónomo aficionado Gennady Borisov observó un objeto que se movía por el cielo. Observaciones posteriores revelaron que la velocidad y la trayectoria del objeto indican un origen fuera del sistema solar. Ahora conocido oficialmente como Cometa 2I / Borisov (C / 2019 Q4), es el segundo intruso interestelar identificado por los astrónomos. El primer visitante interestelar se llama ‘Oumuamua (1I / 2017 U1), pero se parecía más a un asteroide que a un cometa. Con su difusa cola, Borisov tiene una apariencia más familiar.

“Hasta ahora, el cometa Borisov es indistinguible de los cometas observados en nuestro patio trasero, excepto por su órbita”, dice Michał Drahus (Universidad Jagiellonian, Polonia). “Con sus propiedades familiares, [el cometa Borisov] nos dice que los cometas similares a los que conocemos de este sistema solar también se forman alrededor de otras estrellas”.

Drahus trabajó con Piotr Guzik, también en Jagiellonian, para observar el objeto a principios de septiembre con el telescopio Gemini North de 8.2 metros en Hawai y el telescopio William Herschel de 4.2 metros en las Islas Canarias. El par de telescopios resultó ideal para estudiar a Borisov, ya que pueden observarse a bajas elevaciones mientras el cometa permanece cerca del horizonte. Drahus también señaló que los instrumentos están “extremadamente bien administrados”, lo que permitió a sus técnicos responder rápidamente a la inesperada solicitud de observación emitida por los astrónomos.

“Notablemente similar”

Durante décadas, los astrónomos han buscado en el cielo cometas provenientes de fuera del sistema solar. En los primeros años violentos de la formación de planetas, una cantidad significativa de material debería ser expulsada del sistema en crecimiento. La mayoría del material expulsado probablemente comenzaría en las afueras del sistema, en objetos helados débilmente sostenidos por la gravedad de su estrella. A medida que los planetas jóvenes migran a diferentes órbitas, dispersarían este material, expulsando la mayor parte del sistema.

Sin embargo, durante décadas, los únicos cometas que observamos provienen de nuestro propio sistema. Luego, en 2017, los astrónomos de todo el mundo giraron su telescopio hacia el extraño objeto finalmente llamado Oumuamua, un nombre hawaiano que significa “mensajero de lejos que llega primero”. A diferencia de Borisov, ‘Oumuamua no mostró signos obvios de actividad cometaria. Su apariencia desafió las expectativas de cómo deberían ser los visitantes interestelares.

La llegada de ‘Oumuamua hizo que los astrónomos revisaran sus expectativas sobre la frecuencia con la que los objetos extrasolares deberían visitar el sistema solar. Incluso con los números actualizados, los astrónomos no anticiparon al próximo visitante hasta después de 2022, el año que está programado el inicio del Gran telescopio de reconocimiento sinóptico (Large Synoptic Survey Telescope, LSST), un amplio telescopio de campo amplio que examinará todo el cielo cada tres días. Ciertamente, nadie esperaba un segundo visitante solo dos años después del primero.

Esta ilustración muestra el camino del cometa 2I / Borisov a través de nuestro sistema solar. NASA / ESA / J. Olmsted y F. Summers (STScI)

El cometa Borisov es todo lo que Oumuamua no era. Mientras que el primer explorador parecía más un asteroide, con poca o ninguna actividad, Borisov tiene una cola difusa que lo marca como cometario. Debido a que está activo y se está acercando al Sol y a la Tierra, Borisov está brillando (actualmente en la magnitud 16) mientras ‘Oumuamua era tenue (nunca más brillante que aproximadamente magnitud 20). Lo más importante, si bien ‘Oumuamua solo se pudo estudiar durante unas pocas semanas antes de que se volviera demasiado débil para observar incluso con el telescopio espacial Hubble, el cometa Borisov será visible para los astrónomos durante meses, lo que permitirá observaciones más profundas.

Según las nuevas observaciones, el núcleo de Borisov tiene un radio de aproximadamente 1 kilómetro, un tamaño común para los cometas del sistema solar. El núcleo está dominado por polvo con rastros de gas. El material que expulsa viaja a velocidades similares a la expulsión de los cometas del sistema solar, lo que sugiere un proceso similar. Con todo, “parece notablemente similar a los cometas del sistema solar”, dice Draghus.

Estudio futuro

El equipo de Guzik no es el único que está mirando electrónicamente al nuevo visitante. Los astrónomos de todo el mundo lo han estado observando y continuarán haciéndolo mientras sea visible. Muchas de esas observaciones se han publicado en el servidor de preimpresión arXiv, donde el artículo de Guzik se publicó originalmente a principios de septiembre antes de su publicación esta semana en la revista Nature Astronomy. Todas las observaciones sugieren que Borisov tiene un parecido sorprendente con sus parientes del sistema solar.

El telescopio espacial Hubble tomó esta imagen del cometa 2I / Borisov el 12 de octubre de 2019.NASA / ESA

“Nos complace ver presentaciones posteriores que confirman nuestros resultados iniciales y conclusiones”, dice Drahus. A medida que Borisov avanza hacia su aproximación más cercana al Sol el 8 de diciembre, y su aproximación más cercana a la Tierra el 28 de diciembre, los astrónomos de todo el mundo, tanto aficionados como profesionales, estarán listos. Drahus y sus colegas planean continuar monitoreando al intruso para rastrear el brillo a medida que recibe cantidades crecientes de radiación solar. También esperan continuar investigando la composición del cometa. Como descartes de otros sistemas planetarios, ‘Oumuamua, Borisov y otros exploradores interestelares pueden revelar ideas sobre la era de la formación de planetas, proporcionando contexto para la historia de nuestro propio sistema solar. Si bien las propiedades inusuales de ‘Oumuamua sugieren que algunos sistemas jóvenes podrían ser muy diferentes del sistema solar, la similitud de Borisov nos asegura que otros sistemas son parecidos a los nuestros. “Parece que la población de objetos interestelares es más diversa de lo que pensábamos”, dice Drahus.

[Fuente]

Traducción de Alberto Anunziato.

Acerca de COHP/LIADA Luis Mansilla

Espacio dedicado al estudio y observación de estos Cuerpos Menores del Sistema Solar.

Publicado el 25/10/2019 en cometa interestelar Borisov y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en El cometa interestelar Borisov es “indistinguible” de los cometas del Sistema Solar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: